Aumentando las ventas del hotel. El PMS Seven Stars (I)

En anteriores publicaciones comentábamos la importancia que un buen PMS (Property Management Systems) puede jugar a la hora de facilitar el día a día de un hotel. Se trata de una herramienta que permite al personal de recepción modificar una reserva de manera sencilla o procesar un check-in en el menor tiempo posible. Además, puede marcar la diferencia entre el front-office de distintos hoteles y, por tanto, entre el trato que cada uno de ellos puede dar a sus clientes.

La trastienda del #congresohotelero. Una visión desde Ashotel

Dos días después del punto y final a dos maratonianas jornadas de trabajo para que todas las piezas de esta enorme organización −el Congreso de Hoteleros Españoles− salieran correctamente a escena tocan los balances. Probablemente se harán de diversa índole, pero quienes integramos la oficina de Ashotel aún no hemos tenido mucho tiempo de intercambiar pareceres y opiniones.

Cómo afrontar una crisis de comunicación (IV)

Continúo con la serie dedicada a las crisis de comunicación y cómo afrontarlas. Una vez hecho el diagnóstico, determinados los aspectos para gestionar bien una crisis de este tipo y los elementos clave de la comunicación, hoy me centraré en el plan de actuación.

La infidelidad de nuestros turistas

Existe una premisa básica para rentabilizar cualquier tipo de negocio que es la de fidelizar a nuestros clientes, y en turismo, esta idea de fidelización es mucho más necesaria que en el resto de sectores. En Canarias presumimos de tener turistas incondicionales debido a la bondad de nuestro clima y la amabilidad de nuestra gente.

Mesa del Mar, de nuevo

Hace un tiempo, en este mismo blog, la periodista Sol Rincón Borobia escribió sobre Mesa del Mar, ese barrio costero del municipio de Tacoronte, colindante con el barrio de pescadores de El Pris, y lugar en una época -recordada por fotos y algún que otro vídeo de mano- como zona turística de lujo para alemanes, suecos e ingleses y, cómo no, para los propios tacoronteros y para quienes pagaran por el acceso a La Mesa.