Formación: la mejor inversión

En mi post anterior ya comenté que me dedico a la formación. La imparto en uno de los sectores fundamentales de la economía española y mundial: el turismo. Mi función es proporcionar a los alumnos los conocimientos teóricos y prácticos requeridos para un determinado puesto de trabajo, con el fin de que mejoren su capacitación. Además, la formación no estaría completa si, al finalizar, los alumnos no tuvieran la oportunidad de aplicar estos conocimientos a nivel práctico.

La tecnología en el sector turístico. PMS (I)

Desde el comienzo de la informatización del sector hotelero, y sobre todo en los últimos años, la tecnología ha avanzado de tal manera que, a día de hoy, resulta impensable que un hotel no disponga de un PMS (Property Management System) adaptado a las últimas tendencias.

¿Hemos hecho el agosto en Canarias?

Cuando usamos de forma común la expresión “hacer el agosto”, nos viene a la mente alguien que ha ganado muchísimo dinero en época estival, vendiendo casi sin esfuerzo cualquier tipo de producto o servicio.

Otras vivencias del sector de la restauración

De entrada a nadie se le ocurriría relacionar la formación para el empleo en restauración con la inspección de trabajo, ni los estilos de dirección de los maîtres con regulación de nóminas y altas en la Seguridad Social, pero en este caso, en mi vida en particular, es un asunto que tratamos con bastante frecuencia y nos lleva largas charlas en alguna cena o en un simple baño en la playa.

A vueltas con la piñata del turismo

No sé si es que no nos explicamos bien, y mira que nos afanamos con esmero desde Ashotel, pero ya suena como una música machacona escuchar día sí, día también –y me da que con las elecciones a la vuelta de la esquina esto no tiene vuelta atrás– la insistente afirmación de que “los hoteleros tenemos que contratar más”.